Crédito de la foto: Archivo ACA

Jorge del Buono: “En aquella época el triunfo era algo normal, pero el destino quiso que fuera el único y en nuestro país”

Muchas historias se han escrito desde la primera edición del Rally Argentina en 1980, pero sin dudas, una de las más resonantes para los argentinos fue aquella memorable victoria del “Cóndor” Jorge Recalde junto a Jorge Del Buono en 1988.

Justamente, el navegante cuenta en primera persona sus sensaciones sobre aquel triunfo y lo que aún representa para él el Rally Argentina.

¿Qué significa para usted el Rally Argentina?

El Rally Argentina para mi es muy especial, primero por tener la suerte de participar desde su primera edición en 1980, junto a Carlos Garro con un Peugeot 504 V6 Coupe. Luego, comenzamos con Jorge Recalde nuestra década dorada.

En 1981 participamos con un Datsun 160J y finalizando terceros en la general, en 1983 corrimos con un Renault 18 GTX (8° en la general y 3° en la categoría). La edición de 1984 nos deparó muchas alegrías y fue la primera gran demostración de Jorge Recalde sobre un gran auto como lo fue el Audi Quattro, el primer auto con tracción en las cuatro ruedas. Tuvimos 24 horas para probar el auto (era el muleto de Blomquist y Mikkola) y aprovechamos al máximo su potencial. ¡Ganamos el primer tramo, fue la gran sorpresa! Terminamos terceros, detrás de los dos autos oficiales. En el ‘86 fue otra carrera espectacular de Jorge con el Lancia Delta S4, un misil de 600 caballos que tuvo que domar en un solo día. En esa carrera ganamos 8 tramos pero cometimos algunos errores que nos costaron varios minutos de atraso por dos roturas de gomas y tres trompos. Nosotros finalizamos 4° y (Miki) Biasion ganó su primera carrera por el mundial.

Ya en 1987 comienza a correrse en la nueva categoría los grupos A, allí corrimos nuevamente en el equipo oficial Lancia, con un Lancia Delta HF 4WD y finalizamos segundos detrás de Miki, a menos de un minuto. Pero en 1988 el destino nos deparó una gran alegría, participando con un Lancia Delta Integrale ganamos la general de una prueba del campeonato Mundial.

La edición 1991 me deparó otra gran alegría, cuando fui con Carlos Reutemann en un Lancia Delta Integrale de coche 0, fue una experiencia única.

Después de 21 años de participar en el Rally de Argentina, tuve el honor de ganar la general con Jorge Recalde; y también ganar en el Grupo N con Ernesto Soto y con Gustavo Trelles, en varias oportunidades. Me siento muy agradecido a esta profesión tan hermosa que es ser Navegante.

Junto a Jorge Recalde (en un Lancia Delta Integrale) ganaron en la edición de 1988. Si tuvieras que contar una anécdota de aquellos días, ¿Cuál resaltarías?

Cuando corríamos la última etapa y estábamos primeros en la General, llegamos al tramo Santa Rosa – San Agustín (SS24), el gran Edgardo Margara y sus amigos colocaron dos inmensos pasacalles: uno con la leyenda “Biasion – Siviero: Campeones Mundiales” y otro con “Recalde – Del Buono: Bienvenidos”. Cuando Miki (Biasion) vio los carteles no pudo dar órdenes de levantar para que ellos ganaran, por respeto a todos los aficionados que estaban a la vera del camino. Y creo también por lo que representaba Jorge para Lancia.

Han pasado varios años de aquella gran hazaña y el recuerdo sigue muy vigente. ¿Imaginaron en aquel entonces la importancia que tendría y aún tiene aquella victoria para el automovilismo argentino y sudamericano?

Cuando terminó el último tramo y no escuchamos ninguna orden de equipo, recién allí comenzamos a disfrutar el triunfo. La llegada al estadio de futbol con las tribunas colmadas de gente vitoreando a Jorge (Recalde), fue algo impresionante que aún guardo en mis retinas. En aquella época el triunfo era algo normal, pero el destino quiso que fuera el único y en nuestro país. Pasaron más de 32 años de aquel triunfo y hoy está más vigente que nunca.

Si tuvieras la posibilidad de correr como navegante en la próxima edición del Rally Argentina, ¿Cuál tramo te parece el más desafiante?

De todos los tramos del Rally Argentina, el que más me gustaría correrlo es El Condor – Copina, es un tramo que tiene todo: una parte lenta, los tres puentes colgantes, curvas rápidas. Pensar que Jorge (Recalde) lo corría de memoria y nunca tomamos notas de este tramo, ni del de Mina Clavero-Giulio Cesare.

 

Crédito: Archivo ACA
Recalde-Del Buono, Rally Argentina 1987
Crédito: Archivo ACA
Recalde-Del Buono, Rally Argentina 1989
Crédito: Imagen proporcionada por Bicho Del Buono
Jorge Bicho Del Buono
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Redes Sociales
Rally de Argentina